MANTENIMIENTO DE CARRETILLAS ELEVADORAS

Para ser productivo, evite averías con un buen mantenimiento de carretillas elevadoras. Y esto es extensible a los equipos e instalaciones, entre ellos las carretillas elevadoras, apiladores y transpaletas que compongan la flota de vehículos de su empresa.

El mantenimiento preventivo es el destinado a la conservación de estos equipos mediante la realización de revisiones y en su caso reparaciones que garanticen su buen funcionamiento y fiabilidad. Dicho mantenimiento se realiza en su maquinaria en condiciones de funcionamiento y su principal objetivo es evitar las consecuencias de los fallos inesperados, al prevenir las incidencias antes de que estas ocurran. De esta manera, no sólo se alarga la vida útil de la carretilla elevadora sino que también se previene la suspensión de la actividad laboral por imprevistos, si su carretilla elevadora deja de funcionar repentinamente.

Las acciones a realizar en el mantenimiento de carretillas elevadoras dependerán de si su máquina es electrónica o diésel. Para carretillas elevadoras diésel, consisten básicamente en el cambio de piezas consumibles, con una vida útil marcada por las horas de trabajo, como los filtros (aire, combustible, aceite, agua…) cambios de aceites y lubricantes. Además se realiza una revisión visual de frenos, ruedas, cadenas, latiguillos y en general de todos los elementos de seguridad y de desgaste.

Para las carretillas elevadoras electrónicas, el correcto funcionamiento de la batería y el cargador es de vital importancia, ya que es la fuente de alimentación de la máquina, por lo que se comprueba el nivel de electrolito (agua de la batería) y el estado de las conexiones y bornes. También se comprueba el estado de todos los motores, niveles de líquido de frenos, valvulina de las reductoras, ruedas y demás sistemas, también de seguridad.

En LINCARR somos expertos en mantenimiento Bilbao